Durante estas últimas semanas, los analistas han hacho balance del sector inmobiliario. La mayoría de ellos coincide en que el mercado ha alcanzado un punto de inflexión durante 2014, que en los próximos meses muy probablemente aumentarán las ventas en comparación con el ejercicio anterior y que los precios se estabilizarán (aunque en muchas zonas, como en los centros de las grandes ciudades y las principales zonas turísticas ya lo han hecho) durante los próximos doce meses.

Sin embargo, hay numerosos «peros» que ahuyentan cualquier atisbo de optimismo: el elevado desempleo, los temores sobre la evolución económica de los países de la zona euro a corto plazo, la crisis rusa (y su impacto sobre el turismo y la compra de vivienda en la costa) y la caída de la renta disponible de los españoles frente a los niveles previos a la crisis. Aunque en los últimos años, tras el pinchazo de la burbuja, el recorte de los precios ha sido significativo (al caer un 44,8% desde 2007), el esfuerzo para adquirir una casa para los españoles sigue siendo elevado, a juicio de los expertos.

indice-esfuerzo-inmobiliario--644x362

 

Según el Índice de Esfuerzo Inmobiliario perteneciente al cuarto trimestre de 2014 elaborado por la Sociedad de Tasación, cada ciudadano necesita de media un sueldo íntegro de 7,8 años para la compra de una vivienda. Este indicador, subrayan desde la organización, es levemente mayor que los 7,5 años registrados en 2013 y casi un 50% menos de lo que suponía en los años del «boom» (13,6 años a principios de 2007). «Es verdad que el esfuerzo en cuanto a salario medio ha bajado a 7 años, pero las condiciones financieras se han endurecido. Esta ratio debería ajustarse más», subrayó el directos general de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno.

En cualquier caso, el coste depende de cada comunidad autónoma. Así (como se puede ver en el gráfico) Islas Baleares es la región de España en la que sus ciudadanos se ven obligados a destinar más años de trabajo a abonar el importe de su casa (15,8), seguida de Cantabria y Madrid (9,8) y País Vasco (8,9).  En los últimos lugares si sitúan Castilla-La Mancha (5,8), Extremadura (5,8) y, cerrando la tabla, Murcia (5,6).

Esta última comunidad autónoma es una de las que ha experimentado un mayor retroceso en la ratio entre ingresos familiares y coste de la vivienda en la serie histórica. EL índice de esfuerzo alcanzó en la Región máximos de 12,1 años, cifra superior a la de buena parte de las autonomías. Por su parte, Cataluña y Madrid han tenido una evolución similar: en el caso de la comunidad catalana ha pasado desde máximos de 15,7 años a los 8,2 años actuales, mientras que la madrileña ha descendido desde 14,9 a los 9,8 actuales.

 

Fuente: ABC