Cómo garantizar mi inversión

Comprar una casa destinada al alquiler puede ser una buena operación inmobiliaria de cara a la obtención de una rentabilidad añadida mes a mes. Llevar a cabo una inversión inmobiliaria de tales características no solo supone el ingreso regular de cuotas mensuales que constituyen una rentabilidad añadida, sino que contribuye a configurar su patrimonio personal.

Comprar una vivienda para alquilarla puede ser una inversión de éxito, pero hay que tener en cuenta algunos aspectos que garanticen nuestra inversión:

– Prestar atención a la zona donde vamos a comprar el inmueble, ya que será más rentable si se sitúa en lugares plenamente operativos. Una ubicación donde hay servicios de transporte, centros comerciales, educativos y sanitarios y vías de comunicación es algo más segura, por lo que hay que dirigir la intención de propiedad hacia áreas así.

– Negociar muy bien el precio de compra. Bajando el precio de adquisición conseguiremos subir algún punto el rendimiento.

– Si se puede comprar al contado, es una buena idea; si no, habrá que considerar el importe que se desembolsa y el plazo en el que queremos recuperarlo. Una inversión a largo (5-10 años) será posiblemente rentable por la esperada revalorización futura. En definitiva, hay que hacer bien los números teniendo en cuenta todos los gastos que acarrea la compraventa, tanto fiscales como impositivos, así como de mantenimiento.

 

Teniendo en cuenta estos aspectos, comprar para alquilar puede ser muy buena inversión. A día de hoy, el alquiler cuenta con unos márgenes de negocio y precios de los activos inmobiliarios sin duda mucho más ajustados de lo que nos habían acostumbrado los años en los que comprar y vender casas era un negocio, pero también mucho más seguros; en definitiva, un activo útil, valor en alza y un camino por emprender para los inversores, que cuenta con una rentabilidad en torno al 4,7%.
 

En Casatoc le aconsejamos la contratación de un profesional inmobiliario, ya que dado su conocimiento sobre el sector, es la persona idónea para asesorarnos a la hora de llevar a cabo una operación inmobiliaria. Un agente gestionará el contrato de arrendamiento con todas las garantías de las que disponemos para la optimizar el margen de beneficio de nuestra inversión, como serían los seguros de alquiler y el alquiler garantizado.
 

En el portal web de CasaToc ponemos a su disposición una herramienta que le permitirá estimar los niveles de rentabilidad que se obtendrían de una inversión inmobiliaria concreta, este proceso recibe el nombre de “Cálculo de rentabilidad antes de impuestos” e integra los gastos que nuestra inversión generaría (cuota de comunidad, luz, mantenimiento…) cotejados con los beneficios derivados de su arrendamiento.