Hoy es el turno para Navarra, una de las comunidades con más historia y más solera. ¿Y eso en qué se traduce? Pues en un porrón de pueblos bonitos que maman la estética vasca y aragonesa y que, encima tienen unos aditivos incomparables. Cada enclave parece único, original y pintoresco.

Hoy en CasaToc, descubrimos los pueblos más bonitos de Navarra.

 

1. Olite

¿Qué es lo que tiene Olite que hasta cierta alcaldesa belga se acercó hasta aquí para gozar de su atractivo? Pues, básicamente, ese pedazo de Palacio Real en donde cualquier niño de la generación Disney soñó vivir. Su estampa es indescriptible, formada por un conjunto de edificios que poco a poco se fue anexionando y que vienen a reivindicar que el eclecticismo puede ser hermoso. Pero Olite no es solo este monumento también tiene un señor paseo que conduce hasta edificios religiosos como la Iglesia de San Pedro o la portada de Santa María la Real y hasta lugares para el ocio histórico como el Palacio Viejo, hoy sede de uno de los paradores más espectaculares de España.

fotos-navarra-castillo-olite-020

2. Amaiur

En el corazón del Valle del Baztán esta Amaiur con unas vistas espectaculares. Una desde arriba, desde el monumento que hoy recuerda que ahí estuvo el último castillo en caer a manos de Castilla. Desde ahí se aprecia un pueblo humilde, formado a lo largo de una carretera que une iglesia y ermita, muy del Camino de Santiago. La otra vista es desde abajo, desde el arco que da la bienvenida y desde donde se aprecia que la única calle está estéticamente mimada, con todas las casas uniformes y cuidadas para dar la misma sensación que daba siglos atrás. A la espalda del arco se levanta la iglesia y el molino, un centro de interpretación etnográfico del Valle que, además es muy cuco.

AMAIUR panoramikoa 1

3. Puente de la Reina

Estamos ante uno de los enclaves de Navarra más marcados por el Camino de Santiago. Su célebre puente románico ve pasar cada día a decenas de caminantes, que tienen este lugar como uno de los pasos más emblemáticos. Luego, cómo no, está su celebre monumento al peregrino, su templo dedicado a Santiago y su inquietante Iglesia del Crucifijo, perteneciente a la Orden de Malta y que en su interior conserva un sorprendente crucifijo gótico germánico con forma de «Y». A las afueras de Puente la Reina se encuentra la templaria Santa María de Eunate, una de las dos únicas iglesias de planta octogonal de España.

1603al10b

4. Ujué

Ujué es uno de los pueblos candidatos a llevarse el premio al más medieval. La Iglesia-fortaleza de Santa María de Ujué domina el paisaje desde lo más alto. Este lugar no es solo infranqueable por sus muros, sino por la cantidad de callejuelas ocres crecieron a su amparo y que hoy son todo un laberinto.

top_10_de_pueblos_de_navarra_438338223_650x

5. Artajona

En Artajona siempre les gustó mover piedras hacia arriba. Ya lo hicieron sus primeros habitantes prehistóricos, cuando levantaron sus célebres dólmenes formando un conjunto funerario singular. Luego, durante la Edad Media, levantaron lo que hoy son las murallas más grandiosas y mejor conservadas de toda Navarra. En sus torreones se puede encontrar todo un monumento: la iglesia de San Saturnino. Como suele suceder con todo pueblo amurallado, el casco histórico se conserva perfectamente, haciendo que las defensas exteriores no sean una simple fachada.

Artajona1139aérea

6. Ochagavía

Este pueblo pirenaico salva con un sobresaliente el desafío que se propone: parecer señorial en plena sierra. Ochagavía lo hace gracias a una hermosa ribera, con edificios monumentales que flanquean el río Salazar y que, en su conjunto, lo mejoran. Sus altas casas y palacios de origen medieval chocan con la desnudez del empedrado de las calles, siendo el puente medieval la construcción descarnada más notable. Y luego, está la selva de Irati, uno de los bosques más espectaculares de la Península y que tiene a Ochogavía como su núcleo poblado más cercano e importante.

fotos-navarra-ochagavia-001

7. Estella

Estella es un buen resumen de lo que se le supone a un monumental pueblo navarro. Está marcado, cómo no, por el flujo constante de peregrinos, aunque solo la Iglesia de San Pedro de la Rúa podría ser el destino de cualquier peregrinación. Luego tiene vestigios del poder noble y monárquico de la villa, con un Palacio de los Reyes que es hoy el edificio románico civil mejor conservado de la región y con las ruinas de los diferentes baluartes que en su día la defendieron. Además, tiene un río que marca las diferencias ya que las orillas del Ega son el espacio idóneo para que crezcan casas pintorescas. Vamos, que lo tiene todo.

0405al10b

8. Elionzo

Elionzo no se deja intimidar ni por los verdes prados ni por las cumbres borrascosas que limitan el valle. Paralelo al río Baztán se organiza en torno a nobles casonas, todas ellas con su escudo ajedrezado, coquetos puentes y calles con soportales para la lluvia. Para salirse del estilo montañoso-pirenaico, Elionzo se permite regar el pueblo con esculturas de Oteiza y Santxotena y tener una iglesia como la de Santiago de difícil catalogación. Un destino muy gastronómico para los franceses que cruzan la frontera y muy auténtico para los que llegan en búsqueda de vida rural con comodidades.

3901158757_f1f1330041

9. Sangüesa

De Sangüesa se ha llegado a decir que tiene un monumento en cada calle. Esas calles llenas de historia y de reseñas con mucha chicha. Además de sus calles, de Sangüesa no se puede marchar uno sin pasar por Santa María la Real, uno de esos templos que demuestran que no hay que huir de la palabra «románico»; sin dejarse caer por el curiosísimo museo de relojes de torre y sin recorrer la ruta de los palacios, siendo el de Viana el más impresionante.

Sanguesa_Helio_Digital

10. Roncesvalles

Roncesvalles siempre fue un lugar de paso obligatorio para entrar en la Península. Pero de su suculenta historia, lo que más sobresale es su papel fundamental en el Camino de Santiago, ya que es el primer núcleo de población que atraviesa en España el célebre camino francés. A la peregrinación le debe todo su patrimonio, destacando su Hospital de peregrinos, la capilla del Sancti Spiritus, La Real Colegiata de Santa María o la Iglesia de Santiago. Un  pueblo monotemático, sí, pero por ello muy atractivo.

colegiata_roncesvalles_t3100282.jpg_1306973099

¡A qué esperas! Disfruta ya de estos magníficos municipios. Busca tu casa en CasaToc, tu portal inmobiliario.