En Galicia, donde se juntan el Cantábrico y el Atlántico, se empieza a dibujar un litoral de magníficos arenales, intactos, rodeados de pinos, prados o dunas. De Lugo a Pontevedra, de los acantilados de la Costa de la Muerte al Parque Nacional de las Islas Atlánticas, de las Rías Altas a las Rías Bajas… Además de sus riquezas gastronómicas, los casi 1.500 kilómetros de costa regalan a esta tierra leyendas, cultura, maravillosos paisajes y más de 700 playas.

Sí, el agua está fría pero, a cambio, es fácil encontrar grandes espacios de arena blanca y fina y aguas cristalinas, calas con encanto y faros en escarpados acantilados. Algunas playas de Galicia figuran entre las mejores de España y de Europa, incluso del mundo. Por algo será. Esta es una pequeña selección.

 

Las Catedrales, Lugo

Las-Catedrales-Playa-Linda

Conocida por la imagen de sus rocas horadadas como ruinas de una catedral, situada casi en la frontera con Asturias, no deja a nadie indiferente. Esconde numerosas cavernas donde el mar golpea con fuerza, por ello se recomienda extremar las precauciones. Es mucho mejor visitarla con marea baja para poder disfrutar de un paseo y apreciar la magnitud de esas impresionantes arcadas de hasta 30 metros.

 

Carnota, La Coruña

11131

Es la playa más extensa de Galicia. Uno de los mejores espacios naturales de las Rías Baixas. La gran flecha de arena en la desembocadura del río Valdebois, conocida como Boda do Río, dio lugar a uno de los espacios naturales de mayor interés ecológico y paisajístico de Galicia: las marismas de Caldebarcos y la playa de Carnota. Este arenal, que une las puntas de Caldebarcos y Sarsas, es un espacio protegido, solo se puede acceder caminando.

 

Playa Villarrube, La Coruña

tg_carrusel_cabecera_grande (1)

Se encuentra en un entorno natural, en forma de ensenada, de arena fina y blanca. Es poco ventosa, con aguas tranquilas, ideales para el baño y la navegación por la ría de Cedeira (la playa se encuentra en la orilla occidental). Eso sí, es zona de baño peligrosa en sus dos extremos debido a las fuertes corrientes en las desembocaduras de los ríos de As Mestas y Ferrerías. Es una playa aislada, de 1,6 kilómetros, sin paseo marítimo. Tiene dunas resguardadas por dos masas de árboles entre las que discurren dos rías que perfilan un espacio de arena de gran belleza.

 

La playa de Rodas, Vigo

Playa-de-Rodas

Su color turquesa y arena blanca nos trasladan al Caribe, no así la temperatura de sus aguas que están heladas. La playa de Rodas ha sido reconocida en múltiples ocasiones por revistas y portales especializados como una de las mejores del mundo. Las Cíes, el mayor tesoro de la ría de Vigo, está formado por tres islas: Monte Agudo, O Faro y San Martiño. Las dos primeras están unidas por el largo arenal de la playa de Rodas. Estas islas forman parte del Parque Nacional Islas Atlánticas, un paraíso de playas paradisíacas y aguas cristalinas, con un entorno natural que lo convierte en un observatorio de fauna y flora únicos.

 

Playa de Las Furnas, La Coruña

furnas3

Tiene una piscina natural formada entre rocas de pizarra, y permite dar largos paseos por la arena, aunque las corrientes y el oleaje sean frecuentes en ella. A pie es posible acceder a otras playas colindantes.

 

 

Playa Doniños, La Coruña

ply1692_imgC-198

Dos kilómetros de arena dorada donde se diente la fuerza de la naturaleza y la grandiosidad del Atlántico. Una playa salvaje a tan solo seis kilómetros de la ciudad, situada al lado de la laguna del mismo nombre. Su fuerte oleaje obliga a los visitantes a ser muy cautos. A cambio, ofrece un entorno excepcional. Y es que, en la playa ferrolana se encuentran los restos de un castro prerromano donde se hallaron joyas celtas. Con marea baja y al final del día, la visita puede culminar con un impresionante atardecer.

 

Playa de la Lanzada, Pontevedra

Lanzada_2

Esta playa abierta al Atlántico es perfecta para la práctica de deportes como el surf o el winsdurf. Sus más de dos kilómetros de arena blanca y fina, así como la calidad de sus aguas la hacen merecedora de su fama.

 

Menduiña, Pontevedra

menduina_2_g

Pequeña, arena blanca y fina, tiene el gran atractivo de aguas transparentes y más templadas que en otras playas gallegas.

 

Playa de Ladeira, Pontevedra

Playa-de-Ladeira

Su formación de debió al proceso de sedimentación de la desembocadura del río Miño que forma, en la parte interior, el estuario da Foz do Miñor, un lugar de naturaleza y fauna de gran valor ecológico compuesto por dunas y marismas.

 

Playa grande de Miño, La Coruña

tg_carrusel_cabecera_grande

De arena dorada y aguas cristalinas, cada año, desde hace casi tres décadas, ondea en ella la bandera azul que reconoce la calidad de sus servicios y la belleza del paisaje.

Encuentra la casa para pasar tus vacaciones en CasaToc, tu portal inmobiliario.