Los españoles pagan más cara la electricidad y el gas que la mayoría de los ciudadanos de los países europeos. Según los datos hechos públicos la pasada semana por Eurostat, la electricidad española para los hogares es la cuarta más cada de toda Europa, solo por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda.

 

Además de ser más alto, el precio de la luz sigue subiendo más en España que en la media europea, según los datos de Eurostat. El incremento desde el segundo semestre de 2013 hasta la segunda mitad de 2014 ha sido del 4,1%, frente a un incremento del 2,9% en el conjunto de la Unión Europea y del 2,7% en la zona euro.

 

El precio incluye tasas y otros impuestos. Sin ellos, el precio español de la electricidad sería el más alto de toda Europa, según los datos de Eurostat. Las eléctricas han culpado de esto a las primas a las energías renovables.

 

En cuanto a los precios del gas, España también tiene uno de los precios más altos. En concreto, la factura es la tercera más elevada, solo por detrás de Suecia y Portugal.

 

factluz_0

 

Fuente: el país