Poner un piso en alquiler está claro que comporta una serie de riesgos para el propietario, esta es una de las razones que nos hacen dudar bastante a la hora de dar el paso , de modo que la selección del inquilino se convierte en una cuestión esencial para evitar vivir sumidos en un sinfín de problemas, que pueden suponer desde problemas con los vecinos del edificio hasta el impago de la mensualidad.

A pesar de que es muy complicado conocer al individuo en un primer momento, existen algunas pistas que nos pueden ayudar a averiguar que se «avecina» si optamos por dejar nuestra vivienda en sus manos. En EEUU cada vez más el proceso de alquiler se asemeja a las entrevistas laborales. Los expertos en gestión inmobiliaria deCasaTochan extraído algunas de las preguntas que nos pueden ayudar a seleccionar el «inquilino perfecto» o al menos, al más idóneo.

¿Trabajas actualmente?
El hecho de que el fututo inquilino tenga un puesto de trabajo nos garantiza o al menos debería que podrá hacer frente al pago del alquiler, en el caso de que no tuviera deberíamos conocer preguntándole o mediante documentación cuál es su situación financiera. Por otro lado, también existe la posibilidad de que sea estudiante y sean los padres quienen hagan frente a los pagos.

¿Es un puesto de trabajo estable?
Dada la situación económica son pocos los que pueden decir que cuentan con un empleo estable, por lo que conocer un poco el historial o las perspectivas laborales nos pueden ayudar a hacernos una idea de si tiene ahorros o derecho al paro, en caso de quedarse sin empleo.

¿Con quién vivirás en el piso?
No es simplemente por inmiscuirnos donde no nos llaman, pero como propietarios debemos saber cuántas personas vivirán en el piso, a fin de saber qué tipo de actividad se desarrollará diariamente, porque no es lo mismo alquilar a un matrimonio joven, que a un matrimonio con hijos pequeños o a tres estudiantes universitarios.

¿Asumes correctamente tu responsabilidad y cumples puntualmente con los pagos?
esta claro que en este caso nadie va a tirar piedras contra su tejado, pero es posible que esta pregunta en frío desencadene reacciones que te ayuden a intuir su grado de sinceridad.

En caso de que fuese necesario, ¿Podría aportar referencias o documentos que acreditasen tu responsabilidad como pagador?
Es una forma de concluir con la cuestión que la precede, en caso de que sea cierto lo que nos afirmaba en un primer momento no tendrá ningún problema en certificar lo que expresaba con una simple llamada incluso.

¿Cuánto tiempo esperas vivir en este piso?

A pesar de que las circunstancias pueden resultar cambiantes, esto nos permite hacernos una idea sobre los planes de futuro de nuestro futuro inquilino. Esto resulta interesante en el caso de que tengas pensado disponer de la vivienda pasado un tiempo.

¿Eres una persona que suele llevar cuidado de las cosas?
De nuevo obtendremos una respuesta que nos regale los oídos pero esto manifiesta nuestro interés como propietarios de mantener en buen estado el inmueble, y también se advierte de las posibles penalizaciones que podrían acarrear su descuido (depósito, fianza…)

¿Tienes Mascota?
Es una pregunta fundamental tanto para propietario como para el futuro inquilino, este aspecto debe pactarse desde un primer momento, sobre todo si como inquilino no quieres que haya animales habitando tu vivienda. Cualquier acuerdo debe reflejarse en el contrato a fin de que el inquilino acepte desde un primer momento tu postura como propietario sobre este punto y no se infrinja el contrato.

La experiencia de los profesionales inmobiliarios los convierte en los mejores asesores a la hora de llevar a cabo una transacción inmobiliaria de tales características, así que si estás pensando en alquilar tu vivienda no lo pienses más y entra en la selección de agencias inmobiliarias por toda España que encontrarás en CasaToc y contacta con la más cercana.