Como todos los veranos, la facturación eléctrica se dispara con la utilización de los sistemas de refrigeración y los precios suben, empujados también por la caída de la electricidad. De hecho, el recibo medio de electricidad se encarecieron un 5,26% el pasado mes de junio con respecto al mes anterior. Con este alza, el consumidor medio ha pagado el mes pasado un total de 70,19 euros pro el recibo de la luz, frente a los 66,68 euros en mayo. Por fortuna, el consumidor tiene desde principios de este mes una nueva herramienta para abaratar su recibo con la entrada en vigor de la nueva facturación horaria por consumo real, con la que podrá economizar el gasto eléctrico en el caso de contar ya con un contador inteligente y tener activado este sistema. ¿Cómo hacerlo?

Requisitos

La nueva facturación horaria se aplica a los consumidores domésticos y pymes con potencias contratadas inferiores a 10 kilovatios. Es decir, la inmensa mayoría. El otro requisito es estar acogido al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, en el que se encuentran 16 millones de clientes, también la mayoría de los consumidores, y disponer además de un contador inteligente. Hay cerca de 14 millones de hogares con este tipo de contadores, si bien no todos ellos disponen del nuevo sistema de facturación, ya que Industria ha concedido a las eléctricas un plazo de adaptación de cuatro meses, hasta el 1 de octubre. Diez millones están telegestionados. Además, hay otros 1,2 millones de aparatos instalados pendientes de integrarse. El tamaño del contador digital es similar al del analógico y se ubica generalmente en el mismo lugar. La sustitución de los equipos no conlleva coste alguno.

 

¿Cómo se si estoy listo?

En el momento en que se sustituya el equipo el consumidor recibirá una comunicación en su buzón y en las zonas comunes de su comunidad. La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha pedido que las eléctricas no cobren el alquiler de los contadores digitales, que es casi un 50% superior al de los analógicos, hasta que estos aparatos no estén integrados a la red y puedan ofrecer todos los beneficios de la factura por horas. Sabrá si se lo están cobrando porque le precio el alquiler del equipo digital es de 0,81 euros por los 0,51 euros del alquiler analógico. ¿Compensa tener uno en propiedad? Su precio ronda los 385 euros, con lo que necesitarían unos 32 años para amortizarlo.

 

¿Cómo puedo ahorrar?

Sólo una pequeña parte de los electrodomésticos de los hogares son de uso continuo, como los frigoríficos, que representan de media alrededor del 18% del consumo eléctrico doméstico. La iluminación, la televisión y la calefacción suponen un 43%. Su optimización es más compleja, pues atiende a nuestras necesidades directas. Sin embargo, otros electrodomésticos -lavadora, secadora, lavavajillas, o incluso el horno- pueden suponer en torno al 20% del consumo. EL precio que pagamos por esa energía podrá ahora optimizarse al máximo si programamos estos electrodomésticos para que trabajen en la hora más barata. EL ahorro podrá ser incluso mayor si cargamos las baterías de los dispositivos portátiles o si realizamos descargas en nuestro ordenador en la hora más barata. El aire acondicionado es uno de los electrodomésticos que más consume. Entre un 4% y un 6% más o menos en función de si subimos o bajamos la temperatura un grado. Lo ideal es mantenerla en torno a los 23 grados, especialmente en las horas de tarificación más caras. También es conveniente planchar a última hora del día o a primera de la mañana ya que este es el electrodoméstico que más gasta junto con el secador de pelo.

 

¿Cuál es la hora más barata?

Red Eléctrica de España (REE) publica los nuevos precios horarios de electricidad en su página web. En torno a las 20:15 h de cada día, REE ofrecerá los precios de la electricidad que se aplicarán en cada una de las 24 horas del día siguiente. El precio más bajo fijado para la jornada del día 2 de julio fue a las 02:00 horas (51,31 euros/MWh) por los 70,69 euros/MWh previstos a las 12 del mediodía. Teniendo en cuenta que los hábitos varían entre invierno y verano, como media, la franja horaria más barata es entre las 3:00 y las 8:00 horas. La más cara, entre las 21:00 y las 24:00 horas.

 

¿Ahorraré mucho?

La nueva facturación afecta sólo al coste de la energía, equivalente a cerca del 37% del recibo. Alrededor del otro 25% corresponde a impuestos, entre ellos el IVA, mientras que el 38% restante sirve para sufragar los costes regulados del sistema y se paga a través el término de potencia (un dinero fijo por cada kilovatio contratado) y de los peajes (en función del consumo). Pese a todo, si se puede ahorrar una cantidad considerable. Sobre todo teniendo en cuenta que el precio del kilovatio/hora ha registrado una subida de un 18% en apenas un año.

 

¿Y si no tengo contador?

Puede solicitar su instalación o recurrir a otras modalidades de facturación. Se puede contratar una tarifa fija anual para evitar los vaivenes de los precios. También optar por tarifas que discriminan entre tramos de valle y punta. Si se condensa el consumo en los tramos valle, el ahorro puede ser más que significativo.