Qué ver en Lanzarote

Sus extrañas tierras volcánicas de mil colores te saludan. Y la calma y el silencio de toda la isla te invitan a desconectar para poder recargarte de energía en largos días llenos de luz.

Sus peculiares paisajes forman un ecosistema de gran valor reconocido internacionalmente. Un entorno ideal para relajarse y perderse por sus volcanes, grutas o playas vírgenes. Después, detente un momento y respira la paz de la isla. Te sentirás tan lejos como si viajaras a la luna. En CasaToc te invitamos a ver:

 

El Parque Nacional de Timanfaya

pn_timanfaya_lanzarote_t350.jpg_1306973099
Otro mundo. Una muestra de volcanismo reciente e histórico que te ofrece uno de los espectáculos visuales más impresionantes de las Islas Canarias. La casi ausencia de vegetación, la rugosidad de las formas y la variedad de colores, como rojos, ocres, negros y naranjas, te transportará a lugares que nunca has imaginado. Donde podrás disfrutar de:

 

– La ruta de los volcanes y senderos que te llevará a los sitios más emblemáticos del parque: conos y tubos volcánicos casi inalterados, caprichosos flujos de lava que empiezan a ser colonizados por líquenes y campos de piroclastos rojizos.

 

Restaurante El Diablo: En pocos lugares del mundo se puede comeCT-Timanfaya-17@2xr en un restaurante construido alrededor de un horno-asador alimentado por el calor que emite un volcán dormido. El horno en cuestión es un pozo vertical abierto en la roca sobre el que se asan carnes, pescados y otros productos locales de la isla.

Otro gran atractivo del restaurante es su diseño, Los ventanales del restaurante ofrecen unas vistas sensacionales de las Montañas de Fuego y de las demostraciones de géiseres artificiales y hornos naturales del Islote de Hilario.

Islote de Hilario: ver géiseres artificiales. Este promontorio es un punto importante de emisión de calor de los volcanes dormidos de la isla de Lanzarote. En algunas partes de su superficie la temperatura alcanza los 100 grados centígrados. El personal del parque d

emuestra esta anomalía geotérmica mediante géiseres artificiales y hornos naturales.

 

Excursión a camello: El paseo permite conocer estos amables animales, adaptados a la sequía e íntimamente ligados a la historia reciente de la isla de Lanzarote. Cuando el visitante se acostumbra al suave bamboleo, empieza a descubrir las maravillas geológicas que van salpicando la ruta: conos volcánicos de colores encendidos, mares de lavas rugosas y laderas de fina ceniza volcánica.

 

Erupciones de timanfaySelección_119a: Las erupciones que crearon el Parque Nacional de Timanfaya y cambiaron la isla de Lanzarote para siempre ocurrieron hace casi 300 años, entre 1730 y 1736. Durante esos seis años, un sinfín de volcanes estremecieron la tierra, escupiendo lava y trozos de roca incandescente. Las erupciones más largas e importantes del vulcanismo histórico de las Islas Canarias se conocen bien gracias a las detalladas descripciones de improvisados cronistas como el párroco del pueblo de Yaiza.

 

Construccion-circular-paisaje-Protegido-Geria_EDIIMA20140204_0659_13Paisaje protegido La Geria
No menos sorprendentes te resultarán las vistas de la zona vinícola de La Geria. Un conjunto de excavaciones cónicas en la tierra volcánica, que acogen cada vid y la protegen del viento con pequeñas paredes de piedras. El resultado de este esmerado cuidado son unos deliciosos vinos con Denominación de Origen.

 

Playa de Papagayo
Al sur de la isla, en una zona completamente virgen y protegida, se esconde esta cala de arenas blancas y aguas cristalinas con tintes verdosos. En ellas, podrás zambullirte como si fuera una piscina. Su arena fina y de tacto agradable hará que no quieras irte, pero no te preocupes, dispones de un chiringuito donde comer en la misma cala.

 

El legado de César Manrique
“Para mí, era el lugar más bello de la tierra. Y me di cuenta de que, si ellos eran capaces de verlo a través de mis ojos, entonces pensarían igual que yo” Manrique.

Una isla modelada por un artista. Así puede verse Lanzarote. La influencia de César Manrique,  no pasa desapercibida para ningún viajero que llegue a la isla. También la forma de pensar de los habitantes de la isla y de todos los canarios. Y por supuesto, sus centros, atractivos turísticos de primera clase que se extienden por todo el archipiélago. Los jameos del agua, El taro de Tahíche, el Lago Martiánez…

 

Selección_120Cueva de los verdes
Cuando entres a esta cueva, antiguo refugio contra piratas, te sentirás como si descendieses a un mundo con enrevesadas formas geológicas, fruto de la lava volcánica convertida en roca. Podrás admirar colores rojos nacidos de la oxidación del hierro basalto junto a colores ocres y verdes provenientes del reflejo de la luz sobre la sal del agua infiltrada.

 

Charco de los Clicos
A raíz de las erupciones de 1730, se formó esta especie de anfiteatro abierto al océano. La laguna verde que encontramos surgió por la inundación del cráter, y su color se debe a las algas que habitan en su superficie. Llegar y contemplar desde arriba su playa de arena negra, que contrasta con el verde del lago, es algo que seguro te impactará.

 

Playa La Francesa
La Graciosa, al norte de Lanzarote, es la única isla habitada del Archipiélago Chinijo, donde encontramos hermosas playas de arena rubia para darse un baño y tomar el sol. Probablemente sea uno de los pocos lugares de Europa que quedan sin carreteras asfaltadas, por eso es ideal para olvidarse de los ruidos de la ciudad y desconectar.

 

fuente: holaislascanarias.com